Entrevista a mi madre

Adriana, cuéntanos… ¿Cómo nació tu pasión por la cocina?

Pues al enfermar mi suegra, que en casa éramos seis personas, en una casa grande y todos con ganas de comer un primer, un segundo y postre. En los pueblos es diferente.

Núria desde que era pequeña te ha visto en la cocina, ¿Qué anécdota recuerdas de aquella época?

Pues no me vió mucho en la cocina, ya que cuando empezó a cocinar ella iba al instituto y después universidad.

¿Alguna vez habías pensado en hacer de la cocina, tu trabajo?

No, de echo los 15 primeros años de casada convivimos con mi suegra y era ella quien cocinaba. A su lado aprendí mucho porqué con nada, nos hacía platos deliciosos.

Núria, descubrió su pasión por la cocina durante el viaje por el mundo, pero… ¿Cómo cocinaba ella antes?

Le gustaba, pero como ella ha dicho a veces, quería ayudar a la padrina y ella no le dejaba , pero cuando Núria subía las escaleras de casa siempre decía “quina oloreta padrina!” y ella era la de las sobras, le encantaban. Nuria siempre ha sido de buen comer.

¿Qué te pareció la idea de ‘Amor Cuinat’ la primera vez que la escuchaste?

Pues no me lo imaginé, no entendía la idea, pero después de aprendizaje que tuvo que hacer, lo fui visualizando.

Gracias a tu apoyo, Núria empezó este proyecto, ¿Tenías tanta fe como le hiciste ver?

Bueno, yo no entendía muy bien, pero Núria tiene las ideas claras y es muy luchadora y se esfuerza mucho con todo y con todos.

¿Qué expectativas tenías de ‘Amor Cuinat’?

Buenas, porqué las cosas bien hechas y con amor (nunca mejor dicho) tienen que salir bien. Núria se lo ha trabajado mucho. Todo necesita su tiempo. Y esta última es una frase que le repito a menudo.

¿Qué te parece en lo que se ha convertido?

Pues bien, con el cambio a los tuppers con la pandemia, aunque seguimos yendo a las casas a cocinar.

¿Cómo te gustaría que fuera en un futuro?

Poder tener un obrador tienda de cara al público.

¿Cómo y cuándo empezaste a trabajar con Núria?

Pues a raíz que íbamos a Agramunt (Lleida) y nos quedamos en pana. Al día siguiente, mientras viajábamos en tren hácia Barcelona y después en casa de Núria que me quedé unas hora mientras esperaba el bus para ir a Manlleu (allí vivía), fue cuando pensé en ayudarla trabajando juntas yéndome a vivir a Barna. Porqué aunque tengas personas trabajando, la confianza y las ganas no es lo mismo.

¿Cómo definirías trabajar con tu hija?

Pues bien, a mi me encanta porqué aprendemos mutuamente y como Núria es tan organizada y se lo prepara todo apuntado – tareas, cocina, preparaciones,etc. es un gusto.

¿Qué dirías que es lo mejor de trabajar con Núria? ¿Y lo peor?

Lo mejor, que nos compenetramos, y con el equipo también.

Lo peor, que el día que una u otra está girada, pues hay roces (pero de todo se aprende). Siempre para mejorar.

 

 

 

¡Diez años viajando juntos!


El tiempo va pasando sin darnos cuenta de ello y hay experiencias que marcan un antes y un después en nuestras vidas. Poco me imaginaba que, al comprar ese billete a Tailandia, mi vida daría un giro de 360º.

Hoy, hace diez años decidí seguir a mi corazón, coger la mochila y comenzar una aventura viajando por Asia y Oceanía; diez meses viviendo experiencias inolvidables, conociendo a personas maravillosas y descubriendo mi verdadera pasión: la cocina. La vida me lo puso delante, y allí, entre ese festival de sabores y amor, me di cuenta de que ése era el rumbo que quería tomar en la vida.Lo vi claro, yo lo que quería era cocinar en casa de las personas.

En Nueva Zelanda entre cisnes negros y muchas meditaciones, nació la idea. Mucha calma. Mucho tiempo para dedicarme.El viaje siguió al volver a casa. En poco más de 8 meses, nació Amor Cuinat.

Por el camino han habido muchas personas a las que les tendría que agradecer todo lo que aportaron al viaje y al proyecto: a mi madre, que me dio las alas para volar, a Jaime mi compañero de vida que siempre me aporta lo que necesito en el momento adecuado, a mi hermana que cerca o lejos, siempre está ahí, a mi hermano por todo lo que me enseña de cocina, a Lídia que en un instante vimos claro que Amor Cuinat iba a ser el nombre, a la vida que solo puedo que agradecerle lo que me regala a diario, y por supuesto, gracias a vosotros, a nuestra familia, quienes hacéis que esta idea que surgió de la pasión por la cocina, siga creciendo a diario. Sin vosotros, no podríamos existir.

Para celebrar estos 10 años de viaje, queremos regalar a 4 de nuestros aventureros, una semana de Benditos Tuppers (5 comidas) para cada uno/a. ¡Entra en nuestro Instagram @amorcuinat para participar en el sorteo!

Menú de NAVIDAD y Menú de FIN de AÑO 2020 para llevar

Estas Navidades y Fin de año puede que sea cuando menos te apetezca cocinar. Don’t worry. Nosotros lo puedemos hacer por ti.
Hemos diseñado unos Menús para llevar: los passáis a recoger o os los llevamos a casa y solo tendréis que ¡calentar, degustar y disfrutar! Aquí están.

Menú de NAVIDAD para llevar
Croquetas de espinacas, idiazábal y cebollita confitada
Sopa de setas, miso, castañas y col china
Albóndigas de merluza asian style con arroz basmati y cacahuetes
Canelón de pollo ‘rustit’ con bechamel de coco
De postre: Pastel de boniato y chocolate blanco
33€/persona

Envío incluído a partir de pedidos de 8 menús.

MENÚ de FIN de AÑO para llevar
Croquetas de tomate italiano, trigueros y parmesano
Gyozas de sobrasada y brie
Sopa thai #amorcuinat con ‘pilota’, verduras y quinoa
Bacalao con cebolla caramelizada, boniato y pack choi
De postre: Bizcocho de platano con crema de chocolate
35€/persona

Envío incluído, a Barelona ciudad, a partir de pedidos de 8 menús.

Enviamos dónde quieras.

Pedidos e info a nuria@amorcuinat.com o al 625445387.

Compartes?

Menú de NAVIDAD y Menú de FIN de AÑO 2020 para llevar

Estas Navidades y Fin de año puede que sea cuando menos te apetezca cocinar. Don’t worry. Nosotros lo puedemos hacer por ti.
Hemos diseñado unos Menús para llevar de comida tupper a domicilio: los passáis a recoger o os los llevamos a casa y solo tendréis que ¡calentar, degustar y disfrutar! Aquí están.

Menú de NAVIDAD para llevar
Croquetas de espinacas, idiazábal y cebollita confitada
Sopa de setas, miso, castañas y col china
Albóndigas de merluza asian style con arroz basmati y cacahuetes
Canelón de pollo ‘rustit’ con bechamel de coco
De postre: Pastel de boniato y chocolate blanco
33€/persona

Envío incluído a partir de pedidos de 8 menús.

MENÚ de FIN de AÑO para llevar
Croquetas de tomate italiano, trigueros y parmesano
Gyozas de sobrasada y brie
Sopa thai #amorcuinat con ‘pilota’, verduras y quinoa
Bacalao con cebolla caramelizada, boniato y pack choi
De postre: Bizcocho de platano con crema de chocolate
35€/persona

Envío incluído, a Barelona ciudad, a partir de pedidos de 8 menús.

Enviamos dónde quieras.

Pedidos e info a nuria@amorcuinat.com o al 625445387.

Compartes?

возьмите быстрый займ онлайн без отказа

Regalo de nacimiento para los padres

Regalar tiempo. ¿Una bonita acción, no?

Llegar a casa con un bebé (o dos, o tres) bajo el brazo, sin duda, se debe convertir en disponer de menos tiempo para todo, y sobretodo para cuidarse una/o misma/o.

El agradecimiento que he recibido de varias amigas a las que, antes de ponerlo como un servicio de Amor Cuinat, he regalado un pack de comida cocinada con cariño y envasada para toda una semana.

Así me di cuenta de que igual sería una buena idea, diseñar packs regalo Amor Cuinat para parejas que acaban de dar a luz.

Pensar en las madres y los padres, vaya, que qensar en los hijos ya lo hacen ellos, y mucho.

Pack de nacimiento de comida para una semana

Les preparo 7 comidas tupper a domicilio<  para 2 personas con dosis extra de cariño, para dos personas, envasada con opción de congelar. Solo tendrán que llegar a la nevera, sacar la comida, calentarla, servirla y disfrutarla. Además, les hago un pastel y unas cuantas magdalenas para endulzar esos primeros días de la nueva etapa de vida. Incluimos un babero. 120€/pack.

Más info en el apartado TUPPERS A DOMICILIO

BENDITO TUPPER

займ круглосуточно на карту

BENDITOS los espaguetis que, de pequeños, nos cocinaba mi abuela. Y lo mejor de todo era cuando sobraban y mis hermanos y yo, casi que nos peléabamos para ver quién se los comía por la noche.
BENDITOS, porqué esas sobras del día anterior, hoy en día son el tupper de comida saludale o su tupper para oficina de muchas personas que comen fuera de casa.
¡MALDITOS tuppers!
Salir de casa con un tupper vegetariano e Barcelona lleno, equilibrado y rico, al fin y al cabo, es tiempo y dedicación.
En Amor Cuinat los bendecimos.
Porqué no sólo tienes que comerlo fuera de casa, o es que a caso no mola llegar por la noche a casa, abrir la nevera y decir: ¡BENDITOTUPPER!
Aquí tienes más info y el menú de esta semana de tu comida tupper a domicilio.

El bocaoreja

Ese es el principal nutriente de Amor Cuinat.

De Olga, quien regaló una cena a su socia, a Laia, a la cocina de la cual ya he cocinado tres veces y además a regalado Amor Cuinat a la profe de sus hijos y a unos amigos, los cuales asistieron después a un taller de cocina mío, además de contratarme para el cumple de uno de ellos. Vaya lío, ¿no?. Volvemos a Laia porqué también me recomendó a las madres de la escuela de aus hijos, y una de ellas me contactó para regalar Amor Cuinat a un compi de trabajo que se jubiló este año.

De uno a otro, una red de recomendaciones. Precioso.

Amador, de momento, ha sido el último de la red para el que cociné.

Fue el pasado agosto cuando fui a su casa para cocinar para sus dos hijas, su mujer y él.

Me esperaban con los brazos abiertos.

Una de ellas se puso el delantal para ayudarme. ¿Tiene que ser una experiencia preciosa para chicas adolescentes, que de repente, entre una cocinera a su casa ¿no?

Ahora he pensado: cuando yo tenía su edad hubiera flipado en su lugar, viviendo esa experiencia. Supongo que en el pequeño pueblecito en el que nací, Bell-lloc d’Urgell, eso hubiera sido el pan de todo el pueblo. ¡Anda! ¡Quizás no! Justo hace unos días mi madre me contó que cuando mi abuela era adolescente, cuando era la Fiesta Mayor del pueblo, iba una cocinera en su casa ¡a prepararles la comida! Vaya lujo, debía estar de moda. Ella (mi abuela) de la yo absorbí ese amor por la cocina, dijo que cada vez que la cocinera iba a su casa aprendía a tope. Qué buena. Estamos hablando de unos 40 años atrás. Qué curioso.

Volvemos a hoy. A la casa con Amador y su familia.

Lo disfrutaron, lo disfrutamos, desde el minuto zero.

Me gusta ‘apoderarme’ de las cocinas y sacar el polvo de toda la vajilla que las familias tienen en casa. Me siento como en casa la gran mayoría de veces. Esa fue una, sin duda.

Después de servirles en pastel de chocolate masala con crema catalana, me senté con los 4 a comer ese plato combinado que me hago siempre de las cositas que me sobran del servicio. Un mix delicioso.

De viajes, de la vida, de la experiencia que han vivido,… Hablamos un poco de todo en un ambiente íntimo y de lo más agradable.

заем зачисляется на банковскую карту
¡Cómo disfruto estando ENTRE COCINAS!

#COOKFORSYRIA a Barcelona


срочный займ онлайн на карту

Mi primera vez. La experiencia de cocinar voluntariamente para aportar un granito de arena a los refugiados de Siria, fue precioso.
Todo empezó con un email de Anna, una clienta de Amor Cuinat que me conoció en el artículo que me dedicaron en la revista Ling de Vueling.
Esos emails que me resuenan de tal forma, que los respondo al instante. ‘Anna, sí, m’encantaria ser la xef del primer Sopar Benèfic #CookForSyria en Espanya!
A partir de entonces, todo fluyó paso a paso. ¿Sabes aquellas cosas que la vida te pone delante y ves claro que tienes formar parte de ellas?
Sentí en hacer una llamada lo más alta y ruidosa posible para movilizar la energía de la colaboración y la ayuda.
La primera señal que recibimos para decir el sí a tirar adelante la cena, fue el cálido sí de Veritas en ceder su espacio e ingredientes. Carlota, la responsable del espacio, siempre con su ‘bonito abrazo’ desde el “¿Nos cedéis Terra Veritas?” hasta el “Bona nit noies, ha estat una nit molt bonica”.
El 22 de junio, 35 personas decidieron que lo suyo era otro sí. Sí a formar parte de la cena.
Sin ellos, Albert Om, con sus cercanas y naturales palabras, no habría presentado el acto; ni Vicenç Alujas habría podido darnos ese punto de luz con la pequeña meditación, para abrazar a los refugiados, que nos regaló; ni los 10 voluntarios de cocina y sala hubiéramos cocinado y servido el menú sirio inspirado en el libro #CookForSYRIA.
Antes de sentarse a cenar les ofrecí un showcooking de cómo hacer un atayef (pancake) sirio con coliflor y hierbas aromáticas. ¡Cómo disfruté!
La motivación y las ganas rebozaban por las puertas de Terra Veritas Cuánta predisposición. Todas y todos querían dar lo máximo de si mismos. Qué bien se trabaja cuando se hace desde el corazón. Me costó, incluso, dar órdenes. Pero había que darlas, no puede faltar una voz cantante en una cocina.
Anna y Carlota cuidaron cada detalle en la preparación del acto, del espacio, detalles que Xavier Sáez, el fotógrafo supo captar a la perfección. Todas esas fotos las cede voluntariamente.
La imagen y la newsletter que envié fue cosa de Núria Alemany, amiga, diseñadora y siempre dispuesta a ayudar.
Alan Chehab se encargó de hacer sonar música siria en directo. El toque.
Y Pluideconfettis personalizó unos globos para la ocasión. Un detallazo.
Mágica energía que se creó, simplemente estando.
¿Dónde hay que firmar para ser la chef de la siguiente cena #CookForSYRIA en Barcelona?

Menús de Navidad para llevar

Cocinar durante las Navidades. ¿No va contigo? Don’t worry. Yo lo puedo hacer por ti. Esos días tan familiares, como Nochebuena, Sant Esteve y Nochevieja, cada vez apetece menos estar horas y horas a la cocina, en vez de disfrutar de los más peques de la familia ¡o de los más mayores! He diseñado unos Menús para llevar: os los llevo a casa y solo tendréis que ¡calentar, degustar y disfrutar! Aquí están.

MENÚ de NAVIDAD

(Cena del 24, comida del 25 o comida del 26)

  • Croquetas de ceps y alcachofas
  • Sopa thai con galets y gambas
  • Calamar en su tinta con quinoa salteada
  • Pollo ‘rustit’ con moniato, tirabeques y shitake
  • De postre: Pastel de chocolate masala

30€/persona (delivery incluido para pedidos de a partir de 10 menús en Barcelona ciudad.

MENÚ de FIN de AÑO

  • Croquetas de gambas al curry
  • Hummus de dalh & Kale con crudités
  • Arroz thai salteado con tofu ahumado y verduras
  • Bacalao, calabaza y pack choi
  • Canelones de pollo ‘rustit’ y ceps
  • De postre: Esponjoso de turrón de Jijona

32€/persona (delivery incluido para pedidos de a partir de 10 menús en Barcelona ciudad. Para menos de 10 menús, importe extra según ubicación dentro de Barcelona ciudad).

Todo vino solo

6 años, eran las 6 horas de la mañana. Cómo si fuera ayer. Salí de casa que era de noche. Sola con mi mochila caminando hasta Plaça Espanya para coger el bus 46 rumbo el aeropuerto.
Cuántos y cuántas volvían de fiesta. Ellos volvían a casa y yo me iba. Todo va y viene. Todos vamos y venimos, venimos y nos vamos.
25 años cumplidos llevaba en la mochila. Poco más, pesaba poco.
Solo sabía que Bangkok iba a ser la primera parada, la primera noche que tenía reservada al lado de Kho San Road.
El objetivo del viaje era VIAJAR. Iba sin rumbo. Simplemente decidí dejar el trabajo en la agencia de publi y coger esa intuición que no solté hasta tener el vuelo reservado.
¡Qué relativo es el tiempo! A veces decimos ‘este año me ha pasado volando, de verano a Navidad no sé que ha pasado, ha volado’. Esos 6 años vistos en perspectiva ahora, me parece que tendrían que ser más, que haga mucho más de esa aventura de 10 meses por el mundo.
Ni por asombro me fui porqué quisiera cambiar mi rumbo profesional. Eso, puedo decir ahora, que solo lo sabía esa Núria de muy adentro. Sabía que disfrutaba como una loca cocinando, pero de ahí a querer dedicarme a ello, había un buen trecho.
La vida me lo puso delante. En la Laos, Tailandia, Cambodia, Malasia y Sri Lanka, comí en sitios locales en los que tardaban lo que tardaban en servirte la comida y al ponértela delante era tal festival de sabores y amor que la espera ya no era espera, era reflexión de ‘poc a poc todo sale mejor’.
Me acuerdo compartir muchas comidas y cenas con Nigel, mi gran amigo de ese viaje, con el que en esos y otros muchos momentos de ‘espera’ filosofábamos sobre la vida. Encontrarme un compañero de viaje con el que poder disfrutar tanto de la comida, es lo más. Siempre me dejaba elegir sitio a mi ‘what do you fancy to eat, Núria?’ me preguntaba casi cada día. Esos recuerdos de disfrutar, disfrutar y disfrutar. Él 50 y yo 25. Esos 25 años de experiencia que me pasaban. Esa experiencia que después de casi 2 meses viajando juntos, se me había pegado un poquito.
Viajar, la mejor experiencia de vida.
Y me lo volvió a poner. La vida me volvió a poner delante otra señal: cocinar para una familia australiana durante 2 meses (con las Navidades por el medio). A cambio de alojamiento y comida tenía que ayudarles. Ayudar de la mejor forma que sabemos hacer es precioso, ¿verdad? Mi mejor manera era cocinar para ellos. El desayuno lo hacíamos entre todos y la comida era muy pim pam ya que los niños se llevaban sandwich a la escuela. La cena. Ahí era dónde me apoderaba de la cocina e incluso los padres se sentaban delante, en la barra americana, con una copita de vino, disfrutando mientras preparaba lo que me apetecía. Pasta fresca a mano, muchas tortillas de patatas, paella, croquetas, salteados de verduras, gyozas, pasteles de todo tipo, scones, madalenas, … Shell, la madre, le gustaba la cocina, pero al tener los 3 hijos lo había dejado un poco de lado. Parece que le encendí un poco aquella llama que ahí estaba.
Cuántas tardes los peques me ayudaban en la cocina, sobretodo cuando hacía cosas con masas.
Preciosa experiencia que hizo que se me encendiera bien fuerte, a mi también, la llama de la pasión por la cocina.
Ahí empecé a ser, sin querer y sin cobrar: chef a domicilio.
Y ya por último, Nueva Zelanda. Tuve que llegar a The Paradise. Así se llamaba el pueblo dónde estuve un mes y pico cuidando 3 niños, ahí sí, trabajando. A ves les preparaba la cena, pero poco ya que la madre es chef.
Lo que sí que tuve que hacer es aprender a estar conmigo misma. Muchas horas de no hacer nada, de no tener nada que hacer, de meditar, de pasear, de hacer deporte, de comerme bolsas enteras de doritos de las grandes (con arrepentimiento posterior), de escribir, de hacer autostop, de hacer rutas sola por la montaña (muchas veces con miedo de estar sola perdida por ahí, tan lejos de casa), de echar de menos, de pensar, de pensar mucho, pero sobretodo, de pensar con el corazón. Eso me hizo escribir la preciosa visualización de lo que hoy, ahora mismo estoy dedicando gran parte de mi día a día.


4 años, casi 5, que nació Amor Cuinat. Cómo un embarazo, unos 9 meses antes empezó a gestar.
Este es pues, el PRECIOSO comienzo y sus consecuencias, de la relación conmigo misma en conexión con el UNIVERSO.http://loans-cash.net